En Tu Partida



Partió con las primeras luces
que sus ojos carcomidos vieron,
extendidas las manos,
tropezando con cadáveres,
la lengua seca y colgante,
la mentira en su frente galopante.


Partió
y
yo
descansé.

Y
hoy
supiro,
es el alivio.

El vino en su nobleza
festeja conmigo
esta ausencia
que es mi castigo.

La realidad
de tu partida
me mantiene
con vida.

Rio….




1 comentario:

Anónimo dijo...

Qué hermosura este poema. Triste, sentido, fuerte y sin embargo tan lleno de esa emoción que no puede describirse...

Hacía mucho que no pasba por tu blog, cada vez más lindo.

Beso enorme, Casa ;)

Jesica

/ Micro Videos

Loading...